miércoles, 4 de julio de 2012

Latiendo por un Amor by Felin

Latiendo Por Un amor








Una enfermera rubia se acerca a él con paso silencioso para no alterarlo— Di-disculpe —en un susurro tímido le habla cuando está frente a él— lamento molestarlo Sr Reeds, pero anoche una chica me entregó está carta y me pidió que hoy por la tarde se la entregara... —guarda silencio un segundo al ver su rostro— ¿s-se encuentra bien? —él está llorando— ¿necesita algo?

Toma el pequeño sobre y le sonríe— Estoy bien... —suspira melancólicamente— un poco cansado.

Debería ir a descansar a su casa o...

Prefiero quedarme aquí por si algo surge.

Entonces no le caería nada mal una buena taza de café y quizá un bocadillo...

¿Y si algo...?

La cafetería que está cruzando la calle es muy buena y si algo surgiera... —le pone una mano en el hombro— yo misma me aseguraré que le sea informado.

Gracias —se pone de pie y comienza a caminar hacía los elevadores.

Ha sido una noche muy larga, pero espera que pronto esta agonía de años termine por fin, Ander solo está a la espera de que le den una buena noticia para poder respirar en paz y tranquilo.

Lleva dos cigarrillos con su café y unas cuantas mordidas a su croissant de queso, se ha sentado en la terraza donde puede ver perfectamente quién entra y sale de del hospital. Pide un segundo café al mismo tiempo que enciende su tercer cigarro y toma entre sus manos el sobre que le dio la enfermera, es un sobre blanco y en su interior tiene una carta escrita a puño y letra como ya no se acostumbra, tiene una caligrafía de esas que ya no se ven, son trazos largos y finos, es una escritura elegante, duda un poco en leerla, voltea de nuevo a ver la calle y al estar tan tranquila con poco gente transitando, se acomoda en el asiento y comienza a leer:




Ander...

Quizá ahora te estés preguntando quien soy y porqué me he atrevido a escribirte... tú no me conoces, he sido siempre invisible para ti, yo desde el primer momento que te vi... que nuestros manos se rozaron por casualidad hace cerca de un año en... ni para que mencionarlo, si aunque te diera fecha y hora no me recordarías, no es un reclamo o un reproche, es cierto no lo voy a negar... que no supieras que yo existía... cada día se me rompía el corazón en mil pedazos, cada día que te veía y te dedicaba una sonrisa tímida esperando a que voltearas a verme y me sonrieras con esa maravillosa sonrisa que tienes, pero jamás tuve la dicha de que eso sucediera, para ti nunca existí mientras, que tu eres mi mundo, mi motivo para seguir viviendo...



Ander baja la carta un momento y observa la calle, pero al ver que no se ve mucho movimiento regresa la mirada a la hoja de papel que tiene entre las manos, se queda pensando, tratando de recordar ese rostro al cual nunca le hizo caso— ¡Señorita! —llama a la mesera con la mano para que le sirva un café más— disculpe... —se fija en su gafete— Mariam, ¿de casualidad alguien del hospital no ha venido a buscarme? O ¿buscando a alguien?

No se preocupe —le sirve el café mientras en la mesa deja un par de vasitos de crema— si llegara a suceder que alguien del hospital busca a alguien le avisaré.

Ander le sonríe y observa como se aleja, es una tarde lluviosa y fría, pero a pesar de eso decide que la terraza es el mejor lugar para poder ver algún movimiento y también el único lugar donde puede fumar sin que le digan nada.

Vuelve a levantar la hoja para seguir leyendo, pero hace un intento más cerrando los ojos y tratar de recordar algún rostro que resaltara en su vida cotidiana, uno que a estado ahí por mucho tiempo; después de unos segundos se da por vencido no tiene cabeza para esto, así que decide seguir leyendo a ver si encuentra una pista y se entera del motivo por el cual le han escrito, aún no lo entiende... quizá sea alguien que también está hospitalizado y el no lo sabe, abre los ojos y continua leyendo donde se quedo:




...pero jamás tuve la dicha de que eso sucediera, para ti nunca existí mientras que tu eres mi mundo, mi motivo para seguir viviendo... y al ver que esto no es posible tomé la decisión, no se si la correcta pero por lo menos la más adecuada para ambos... y sabes al final haré sonreír y amar a más gente de lo que alguna vez soñé... esa será mi mejor recompensa... aunque pensándolo bien será la única forma que por fin este cerca de ti y amaras que este ahí...

Estuve haciendo investigaciones para no dañarme de gravedad y aun fuera factible hacer mi propósito, lo he hablado con mi abogada y me ayudará en todo este proceso... la primera era hacerte llegar esta carta, la cual su único propósito es que supieras que te amo con locura, con toda mi alma y que mi corazón solo late por ti... que a pesar que las cosas no fueran como a mi me hubiera gustado, sé que al final podré estar contigo... me imagino que has de tener esa expresión en tu rostro cuando las cosas no están bajo tu control, y amo como frunces la nariz en esos momentos, lamento no poder decirte más cosas para que me entiendas, pero aún no es el momento.

También lamento por lo que sé ha sido una lucha larga y que por ella estés sufriendo, que más quisiera estar a tu lado, pero... aunque no recuerdes mi rostro, te pido que cierres los ojos un momento y me podrás ver como siempre sonriéndote, tal vez no me veas, pero mi sonrisa, mi amor, mi apoyo... aunque parezca una estupidez estarán contigo en todo momento diciéndote que te amo.

Después de un tiempo, cuando quizá estas palabras ya no las recuerdes te buscará mi abogada para poder terminar todo... y puedas entender perfectamente todo, ya que en estos momentos te estoy dejando más dudas que algo más, pero te pido por favor que nunca se te olvide que todo esto lo hice por amor, por el gran amor que siento por ti y no me arrepiento ni me arrepentiré de absolutamente nada, quizá en este tiempo veras mi ausencia y por fin me daré cuenta que en realidad nunca fui invisible ante ti, sino que solo no era el momento para nosotros.



TE AMO Y TE AMARÉ POR SIEMPRE...

L. O. V. E. por siempre.






Ander no comprendía del todo estas palabras, por más que trataba de recordar ese rostro invisible, tratar de encontrarlo entre el mundo de gente que ve diario pero no puede, no recuerda un rostro especifico, hay tantos... hasta que por fin su mente le ha enseñado lo que aparentemente no estaba— No puede ser... —dice sorprendido con los ojos cerrados por fin a encontrado ese rostro que todos los días estaba ahí con esa sonrisa que le iluminaba y le alegraba cada día en el ultimo año, en más de una ocasión quiso acercarse a él pero cuando se daba cuenta desaparecía, no había sido consciente que si estaba ahí era por él, estaba seguro, ese rostro... como pudo olvidarlo, ¿cómo pudo entrar en esa vida y alterarla de tal manera sin que él se hubiera dado cuenta?— si tan solo yo...

Disculpe —una voz femenina tímidamente le habla al ver que tiene los ojos cerrados y hay lágrimas recorriendo sus mejillas— acaban de hablar del hospital...

No... No puede ser —se pone de pie sacando su cartera y dejando un billete de doscientos pesos, toma sus cosas y sale corriendo de ahí. Dos minutos después estaba subiendo por el elevador para llegar al quinto piso y una vez que llegó al mostrador con dificultad por la falta de aire trata de hablar— m-me bus... m-mi... mi... señorita c-creo que.. que al-alg...

Por favor calmese Sr Reeds —le dice la enfermera que está frente a él— nada malo ha sucedido... lamento que se haya... —dice apenada— sino todo lo contrario —le sonríe— se que ha sido una espera larga y me tomé el atrevimiento de conseguirle un permiso para que pueda pasar unos minutos ahora que se ha despertado y...

Gracias —tomando su mano para besarsela— en verdad...

Creo que es lo menos que puedo hacer por ustedes... —se pone de pie— si me acompaña le ayudaré a cambiarse.

¿Cambiarme?

Hay que ser muy cuidadosos en estos momentos, cualquier bacteria o virus podría ser fatal y...

Ander ya no le prestaba mucha atención, con solo pensar que vería su rostro el mundo había desaparecido y solo de pensar que estaría a su lado aunque fuera unos segundos no le importaba.

Recuerde no debe de agitarse demasiado ni alterarse, solo un par de palabras a lo mucho... —salen de un pequeño cuarto donde se ha cambiado Ander y se ha puesto ropa estéril encima de la suya de pies a cabeza para evitar al máximo una contaminación del lugar— tiene solo cinco minutos y...

Que para mi serán como segundos, pero se lo agradezco con todo mi alma.

Durante los siguientes días fue lo mismo se preparaba para poder entrar algunos minutos a la habitación, y a pesar de que el tiempo cada vez se le hacía insuficiente, era la mejor parte del día que tenía.

¿Sr Reeds? —un día regresando de terapia intensiva lo llama una mujer vestida con traje sastre y un maletín.

En que puedo servirle.

¿Podemos ir a un lugar más tranquilo?

Ander por un momento duda si hacerlo o no, pero recuerda la carta que haces días leyó— Le apetece ir por un café y quizá un panecillo a la cafetería de aquí enfrente y ahí podemos hablar.

Perfecto Sr Reeds.

Solo permitame cambiarme y... —se acerca a la enfermera de tu turno para avisarle y enseguida pasa a una de las habitaciones detrás de ella.

Minutos más tarde se encuentran en una de las mesas de la terraza de la cafetería, ambos han pedido un muffin y un café caliente.

Bueno... —comienza a decir la chica— mi nombre es Joyce Barcenas y soy la abogada y apoderada legal de Leandro Oner Volties Elsom...

L.O.V.E... —dice en un susurro para si mismo mientras Joyce sigue hablando.

Quizá no sea de su conocimiento y no sé hasta que punto está informado del tema —hace una pausa para ver su reacción— pero el Sr Volties hace unas semanas falleció...

¿F-falleció?

De forma asistida por un problema de salud lo cual hacía que su vida no fuera de calidad, se hizo una serie de estudios y decidió ser donador de órganos...

Él... él fue el donador de corazón de Phillipe... —dice sorprendido.

Así es... —Joyce le confirma— y de seis personas más, ese fue parte de su ultima voluntad y también decidió dejarle todos sus bienes... el el heredero universal de...

Ander no podía creer que alguien a quien realmente no conoció lo amara de tal manera que buscó la forma de conseguir que su corazón siguiera latiendo de amor por él, ahora junto al amor de su vida.



Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada